Cristóbal Henestrosa

Una verdadera fuente de inspiración.

DISEÑO GRÁFICO // México

www.estudio-ch.com

Facebook // Twitter

¿Por qué elegiste el diseño como una carrera en tu vida?
La carrera universitaria se elige en una etapa temprana de la vida (18 años en la mayoría de los casos; 16 en el mío, porque llevaba un par de años de adelanto en la escuela). En mi decisión influyeron dos factores, que pueden ser en realidad dos manifestaciones de uno solo: mi interés por el dibujo y mi interés por las historietas. Quería ser dibujante profesional de historietas, y sabía que varios de ellos habían estudiado, o comenzado a estudiar, diseño gráfico. Una vez en la carrera me di cuenta de que me emocionaba lo relacionado con la palabra, por lo que fui involucrándome en el diseño editorial. Y de ahí me pasé al diseño de tipografía, que veo como una manera muy especial de ejercer el diseño editorial.

¿En qué…

Ver la entrada original 903 palabras más

Anuncios

El efecto #Periscope y #FacebookLive

Definitivamente Facebook no se quiere quedar atrás.

christiancruzb

Si eres parte de las nuevas tecnologías de comunicación es muy probable que hayas escuchado sobre Periscope, una plataforma que te permite compartir videos en tiempo real, inició en marzo de 2015 y sigue agarrando fuerza en este año.

Si no sabes como usar la aplicación te explico rápidamente, la descargas de forma gratuita y la vinculas con tu cuenta de Twitter, posteriormente te conectas internet/datos y empiezas a transmitir en vivo.

La herramienta se ha vuelto muy popular entre los usuarios ya que a diferencia de los videos de otras aplicaciones o páginas, esta permite mantener una conversación en tiempo real con las personas que están viendo tu transmisión.

Después de ver que algunas figuras públicas estaban haciendo uso de la aplicación, los ejecutivos de Facebook deciden lanzar #FacebookMention una aplicación externa que permitía a las figuras publicas conectar con su audiencia por medio de su fan page, si…

Ver la entrada original 348 palabras más

Principios de Branding personal

Principios de Branding personal.

El día 13 de enero estuve muy activo en Twitter en una especie de foro de debate bajo la etiqueta #PersonalBrandingMN, dicho hashtag fue porque un movimiento (comunidad creativa, se denominan) de profesionales del ramo de la mercadotecnia, denominados Marketeros Nocturnos (@MkteroNocturno); hacen este tipo de dinámicas donde puedes aprender bastante. Me atreví a participar porque estaban tratando un tema que me gusta bastante y vengo a compartirles mis conclusiones y mi visión sobre: Branding personal.

Para entender el tema, es necesario estar en contexto de varios aspectos: Principalmente del término Branding y su acepción más fácil de entender. Branding viene de “Brand” cuyo significado en inglés es “Marca”. Palabras más palabras menos, la definición de branding significa “gestión de marca”. La gestión de una marca consiste en el correcto manejo de su comunicación y los soportes en los cuales llegan hacia su audiencia, para generar una “imagen”. Y al hablar de imagen, no estamos hablando de aspectos visuales, si no de aspectos de percepción.

Hay que aclarar este punto porque es común confundir el término “imagen” en este contexto. Por ejemplo, hay asociaciones altruistas que carecen de un logotipo (No tienen imagen visual, imagen gráfica) pero ante la gente tienen un impacto positivo porque son asociaciones altruistas. Tienen una “imagen” positiva, es decir, una percepción positiva.

Una vez aclarado el ejemplo, vamos a definir a la “imagen”, como percepción, y a la “imagen visual o imagen gráfica” como la parte que se ve, lo que se puede tocar y describir literalmente.

Entonces, el branding es una disciplina que consiste en posicionar las marcas con la imagen que sus objetivos se planteen. En temas de branding personal, entra mucho el juego de significados y trabajamos bajo un esquema de figuras retóricas en el cual, la persona, debe visualizarse como si fuera una “marca” y gestionar su comportamiento para generar la “imagen” que quiere transmitir.

Es un tema interminable, pero vamos a resumirlo en varios aspectos como principios básicos de la gestión de la imagen de tu persona:

  • El branding personal consiste en tomar los aspectos positivos de tu persona y potenciarlos de tal manera que le den atributos únicos que te permitan distinguirte de los demás. Todos somos diferentes: hay que explotar lo que nos hace únicos.
  • Branding personal no consiste en crear una imagen falsa de tu persona. ¿De qué sirve que la gente se haga una “imagen” en su cabeza de alguien que realmente no somos? Cuando no hay congruencia entre lo que eres, con lo que dices ser en tu comunicación, a la larga, es un aspecto pésimo para tu imagen, que connota significados de: desconfianza, deshonestidad, y para los objetivos de vida son aspectos negativos.
  • El branding personal gira única y exclusivamente a tu persona. Lo cual no debe ser sinónimo de egocentrismo. Debes hablar de lo que eres, si la gente no te conoce; y de la gente que sí te conoce, demostrarle que lo que eres concuerda y es coherente con lo que dices y con lo que haces.
  • En el branding personal debe estar alineado todo: tu filosofía, tus acciones, tus valores y tu estilo de vida. Eso marca tu identidad, te da una esencia y te hace memorable.

¿Para qué el branding personal?

Todo gira en torno a inspirar. Una persona que pretende crecer dentro de un ámbito competitivo, debe tener cualidades que le den identidad, para que pueda diferenciarse de los demás. Tener una identidad definida, te ayuda a encontrar los territorios donde puedan las personas identificarse contigo, lo cual genera grandes beneficios porque se crean comunidades. Y si todos estos aspectos que te hacen único, vienen cargados de una imagen positiva, a la larga vas a lograr trascender en los aspectos de tu vida donde te lo propongas.

He escuchado y he dicho muchas veces: Fulano de tal es el rey del branding personal. ¿Por qué? Porque dicha persona a la que nos hemos referido ante la gente tiene una “fama” o reputación intachable, pero en el fondo, es una persona que no hace todo lo que dice en su gestión de imagen.

Estaba totalmente equivocado: Un verdadero rey del branding personal, es quien, sin importar que su imagen sea la más pulcra, o su reputación intachable; quien tiene la corona de rey de branding personal es aquella persona que con todos sus defectos y virtudes, logra generar un impacto y cumplir todos sus objetivos y que A PESAR de todo, es aceptado por la gente y es recordado. Branding personal no es generar una imagen positiva. Es generar una imagen real, y lograr que los demás la acepten. La transparencia y la sinceridad son claves en esto.

Principios de branding personal:

  • Cumplir con todas las normas protocolarias dictadas por la sociedad. Los modales y los valores.
  • Trazar tus metas a largo plazo. ¿Qué quiero llegar a ser? Entonces qué tengo que hacer HOY para que repercuta el día de mañana. Les comparto que yo creé este blog como parte de mi estrategia de branding personal. Porque yo quiero llegar a ser una figura importante en mi ramo, entonces debo empezar desde YA a generar contenido útil para mi entorno profesional –heme aquí escribiéndoles- 🙂
  • El mejor branding personal es el que se hace de persona a persona. Sé auténtico y sé tú mismo. Es válido inspirarse, pero darle su toque es el verdadero valor agregado.
  • Si tus canales de comunicación son digitales, trata de mantenerlos actualizados. Redes sociales son clave para la construcción de tu imagen. En tu contenido digital, cuida que la calidad gráfica y visual sea impecable, que tu comunicación sea descifrable y que tus signos de identificación sean memorables (por ejemplo, tener un Username similar para todas tus redes sociales, habla de un branding personal impecable).
  • Hablando de Redes sociales, es importante usar cada red social para lo que es. Eso le da un valor agregado a tu branding personal. También es válido rescatar que tener varios perfiles de una red social, le da un decaimiento a tu construcción de imagen, porque muestras inestabilidad, y la gente dice: ¿Por qué dos perfiles? ¿Qué esconde en el otro perfil en el que yo no estoy interactuando? Y eso es una cadena de mala percepción.
  • De igual manera, en Redes sociales es donde tu imagen personal puede detonar para bien o para mal: eres todo lo que publicas, todo lo que compartes y todo a lo que le das “Me gusta”. La gente lo nota y te evalúa y hace su imagen de ti.

Este tema es bastante amplio e interesante, y hasta aquí creo que puedo hablarlo de manera amena para quien no sabe nada de branding. Es importante que se planteen sus objetivos de vida para poder implementar sus estrategias, pero lo más importante de esto es que sus defectos no los oculten, sino que al pulirlos y complementarlos con nuestras virtudes, la gente haga una imagen en su mente de nosotros positiva. A la empresa con quien trabajas le importará mucho contar con un elemento como tú, si mantienes una imagen que le favorezca en su filosofía empresarial, entre otros aspectos que se pueden citar sobre la importancia de la correcta gestión de tu imagen.

No olvides nunca que todos nacimos con las mismas posibilidades de ser los mejores. Todos somos diferentes, algo nos distingue. La cuestión es aceptarnos, es la clave principal, y una vez que hagamos eso, sacarle jugo a todo el brillo que podemos dar.

Firma Juan Andrés

Dejé Facebook, pero no del todo.

Después de casi 6 años, desactivé mi perfil de Facebook. Realmente no sé si de forma definitiva, pero voy a tomarlo como esas vacaciones que no he tenido en mucho tiempo.

Cuando estás trabajando y tu vida se convierte en una rutina, no hay nada mejor que romperla viviendo nuevas experiencias. Dejar Facebook, para mí es una de las experiencias más baratas que tengo a mi alcance.

Dicen que no es bueno tomar decisiones cuando estás muy alegre, muy enojado y muy triste. En mi caso, mi razón fue la tercera, porque haciendo un ejercicio de introspección, concluí que gran parte de mi estado de ánimo es la mala acepción que tenemos del uso de esta red social.

Desde hace muchos meses atrás mantenía mi ventana de chat en estado Desconectado, lo cual me resultaba muy favorable para mi productividad laboral. Yo trabajo en computadora con internet, lo cual me facilita tener la libertad absoluta de navegar lo que está ocurriendo en el mundo virtual.

Al pasar de los meses, descubrí que tenía muchas crisis de ansiedad porque había ocasiones en las cuales tenía ganas de contactar a alguien, que a pesar de su estado de Disponibilidad no accedía a tener una comunicación conmigo. Eso es un indicio de inmadurez con el cual no podemos muchos.

En esta era de la “nutrición con Likes” realmente me generó bastantes problemas. Llegué a tener conflictos interpersonales con varios amigos al ver que “no les ponía Me gusta” a sus publicaciones y a otras personas sí. No sé quién peor, si ellos que catalogaran mi grado de amistad medido en cada “Me gusta” que no les regalaba, o yo, por acceder a eso para “llevar la fiesta en paz”. Este y muchos otros motivos comunes que me ocurrieron, me hicieron tomar esta decisión.

Escribo a continuación algunas ventajas y desventajas que encuentro al dejar mi perfil de Facebook inactivo.

  • Mayor productividad laboral: Facebook me quita tiempo. Inevitablemente.
  • Descubres el compromiso con las personas: Esto es simple. Cuando alguien te extraña, hará lo posible por tener contacto contigo. Por Facebook es el camino fácil; si toman el camino difícil, como puede ser quizás una llamada telefónica o una visita, es un indicio que esa persona te tiene un aprecio que vale la pena ser correspondido.
  • A nivel personal me resulta difícil entablar una conversación con alguien al ser yo una persona carente de contexto sociocultural, modas y tendencias. No escucho música, no sigo a nadie y raramente puedo empatizar con alguien puesto que no tengo aficiones, salvo que me pregunten de Diseño y #thingsThatILove, porque ahí no me frenan. El platicar con alguien, sin saber su vida pública en redes sociales, me permitirá entablar una conversación de interés más sincera, con preguntas triviales. Facebook te las contesta día con día. Y eso aburre.
  • Las personas trabajan día con día en construir un nivel de vida digno de presumirse. Cuando más solo me siento, es muy deprimente ver publicaciones de gente reunida. Cuando tengo hambre, es muy impotente ver un platillo exquisito y no poder comerlo. Cuando extraño a alguien, es muy triste nomas verle en pantalla. Cuando todo está mal en tu vida, lo cobijas con apariencias en tus redes para complementarlo recibiendo comentarios alentadores. Y como no son efímeros, tenemos felicidad garantizada al leerlos repetidamente cuantas veces lo necesitemos. Y eso, al final del día, no es sano.
  • Cuando esté con alguien, será mi atención exclusivamente para dicha persona. Al menos tendré la garantía de “no pagar la cuenta en el restaurant” porque no tendré la tentación de tomar mi celular, para atender alguna notificación.
  • Me parece asombroso el grado en el cual puedes llegar a conocer a una persona –o enamorarte de ella– simplemente con ver sus gustos, intereses, fotografías, escritura, ideología y todo lo que Facebook mecánicamente conoce y nos muestra. También es increíble capacidad de síntesis que tenemos al ver todas estas métricas y generar juicios –o prejuicios- de personas que quizás, son todo lo contrario a nivel presencial. ¡Qué miedo!
  • Facebook es un mundo. Virtual. El mundo real es más bonito. ¡Quiero recuperarlo!
  • Mi trabajo como diseñador será más genuino: Facebook te muestra las tendencias gráficas más actuales. Entre más te nutres de lo que ves, inconscientemente te contaminas y en algún momento terminas reproduciendo gráficamente algo que previamente viste. Si me va a pesar el factor inspiración que me puede dar el contexto real del mundo en Facebook, pero siendo sincero, existen fuentes más nutritivas para inspirarse, si de esto se tratara el caso.

 

Abandonar Facebook fue resultado de una vida imperfecta que actualmente tengo, que trataba de disfrazarla con cosas que al final del día, delataban inconscientemente mi lado más banal, superficial y arrogante de mi persona. Preferí darle un uso más responsable y creé un perfil para uso profesional, ya que actualmente tengo contacto con gestión de Redes sociales que me exigen tener una cuenta activa. Con mucha pena, estoy rechazando solicitudes de amistad para generar contacto, ya que el objetivo de esa cuenta es única y exclusivamente por requisito de ejercicio profesional.

Querido amigo y amiga, quizás no te tengo en mi Facebook nuevo, pero créeme, que la solicitud de amistad que debe preocuparte es la del acceso a mi corazón. Esa no mide redes de contacto, te lo puedo garantizar.

Volveré. Cuando lo necesite, porque tengo información guardada ahí en mi buzón de mensajes, y es algo que va a resultar agotante eventualmente, pero quizás no sea tan agotante como soportar tanta superficialidad. Y volveré porque las tendencias digitales en comunicación están más fuertes, pero sé que en este mundo digital todo es estratégico, y esa parte, la tengo muy bien entendida.

Firma Juan Andrés

Ser virtual, sentimiento real.

Voy a citar lo que me dijo una amiga hace poco, cuando le dije que la última vez que platiqué con ella por Whatsapp me dejó hablando solo:

“Trato, créeme que el poco tiempo que tengo, trato de organizarlo en las personas que quiero…”

Con esta frase neutralicé ese sentimiento de orgullo que posteriormente pudo haber bloqueado una comunicación con ella “vaya, creo que entendí que me quiere, al menos eso es un consuelo muy grande”.

Sin embargo, la acepción real de la frase pudo haber sido: “Trato de organizarlo en las personas que quiero escuchar/leer”. Y no es por motivos personales, pero el día de hoy llegué a una conclusión muy fría y si andas tristón, puede inclusive ser algo deprimente.

Estamos en una era de comunicación oportuna, donde lo que queremos decir lo podemos efectuar al instante. Eso nos hace intolerantes a la espera y puede generarse un proceso comunicativo subjetivo, donde las conclusiones vienen antes de las palabras.

A lo largo del tiempo me he dado cuenta que en esta nueva forma de operar los procesos comunicativos, se pierde la esencia de las relaciones interpersonales. Estamos en un constante intercambio de mensajes instantáneos que nos pueden resultar interesantes en ese momento, pero en ese instante te conviertes en un ser efímero. Se pierde el interés, y difícilmente puedes proceder a consolidar una cita, o una charla presencial con las personas con las cuales sueles interactuar.

Cuántas veces he querido tener una charla rica con alguien en vivo, pero muchas veces se vuelve una locución repetitiva de lo que previamente dijiste con “emojis” y “memes”.

En función a esto, a nivel personal prefiero guardarme todo lo que pudiera platicar con alguien en vivo para cuando se efectúe alguna cita para “ponernos al día” y seguir teniendo contacto con esa persona porque existe un deleite completo, no parcial. En vivo puedes presenciar la atención completa, la voz, la presencia y la esencia; por chat no nos consta si la tenemos y muchas veces estamos necesitados precisamente de eso: de atención.

Sin embargo, debido a la capacidad que tenemos de comunicación instantánea, nuestro cerebro retiene menos información para la posteridad y además somos más propensos a ser intolerantes a las crisis emocionales (tanto positivas como negativas) y en la necesidad de buscar un soporte, recurrimos a nuestros medios de comunicación para encontrar con quien compartir nuestro sentir en ese instante ¡Estoy triste hoy, escúchame porque mañana quizás no lo esté!

Lo triste de verdad radica en que cuando te das cuenta que difícilmente encuentras a alguien que traiga disposición de compartir tus sentimientos, te das cuenta que a pesar que tengas a todos tus Amigos en línea, te puedes llegar a sentir más solo de lo habitual.

En esta entrada quizás no hay un problema planteado específico: son muchos detalles y casi todos debemos a comenzar a tratarlos nosotros mismos, por lo tanto no puedo dar una solución o conclusión específica: lo que sí puedo citar es que la amistad no se mide en cuanta atención te ponga una persona, sino en que la poca atención que te tenga, sea de verdad, sea con interés y eso como amigos debemos valorarlo y ser recíprocos.

Esforzarnos por emitir un juicio de valor, cuando nos piden un consejo, y si requerimos del tiempo de alguien simplemente preguntarle si tiene disponibilidad para platicar. Si la tiene y no quiere, los mensajes no verbales en el entorno te lo dirán. Por el contrario, si no tiene posibilidad, pero si quiere escucharte, ¡Eso también se nota! Y se agradece bastante.

Yo soy muy de esos. Y cuando exijo lo contrario, me frustro. Por eso mi conclusión personal, es simplemente no buscar a nadie, para no estar expuesto a lo anterior, porque lo que sí se es que inevitablemente, mi cerebro funciona igual que el de los demás. Quien me busque será porque tiene ganas de saber de mí. Y tú ¿A cuál conclusión llegas?

Firma Juan Andrés

Reflexiones del mes patrio

Tenía varios días queriendo escribir algo, ya que tenía abandonado el blog. ¡Bendito trabajo! Me mantiene muy ocupado, contento y a la vez reflexivo. Esta vez no voy a hablar de un tema concreto, no traigo mucho que aportar, pero en mi corazón se refugian ciertas inquietudes que quiero compartirles, y todas tienen como eje rector principal nuestro patriotismo.

Estaba platicando con un amigo muy querido sobre ciertas cosas que me tienen cansado de las personas (plática de rutina) y me dice como conclusión tajante: “…Es que es la típica cultura del mexicano…” Fue en ese momento cuando surgió la necesidad de hablar de eso, justo en el marco del cumplimiento de 205 años de nuestra independencia.

México es rico en aspectos que lo hacen singular, de eso no hay duda. Y algo que es muy característico de nosotros es nuestra pasión para hacer las cosas. Hay una lista interminable de lo bueno que tenemos como mexicanos y como país, sin embargo, la cultura del mexicano es siempre estar atendiendo a ver y focalizar nuestra atención en lo malo. Efectivamente, somos los primeros que nos quejamos de lo que no nos parece, y nuestra costumbre siempre es buscar culpables. No voy a entrar en detalles que a nadie le interesan, pero lo que quiero puntualizar en esta entrada es que si queremos ver un cambio, lo importante es buscar el origen, atacarlo, corregir y preservar. Gran parte de lo bueno o lo malo que nos pasa es simplemente consecuencia de nuestras acciones. Lo que quiero expresar es que casi todos estamos esperando que llegue alguien a cambiar la situación del país, y no hacemos una evaluación de nosotros mismos de ver qué tan buenas personas somos para armonizar con todo lo bueno que queremos.

El país somos su gente. Y si queremos un país mejor, debemos ser mejores personas. ¿Y cómo podemos lograr eso? Primeramente siendo personas puntuales. La cultura del mexicano es la impuntualidad. Cambiar la actitud de que si nos citan a las 12, pensar que tenemos margen hasta la 1, o como dirían: citan una hora antes porque sabemos que no van a llegar a tiempo. En esto hago hincapié porque detesto eso de las personas, pero evidentemente quiero que se entienda que la carga simbólica de este ejemplo va más allá de todo lo que quiero expresar.

Si quieres un mejor país, primero empieza por cambiar tu mismo. Cambiar el hábito de siempre buscar el beneficio para ti y los que quieres sin importarte el afectar al prójimo. Cambiar el hábito de no decir mentiras, hacer falsas promesas, no robarle al “patrón”, cuidar el agua, tirar la basura en su lugar, inculcar valores a tus hijos, conducir a la velocidad indicada, respetar las señales de vialidad, evitar dar la “mordida” al policía, evitar copiar en el examen, la cultura de copy-paste en las tareas, los maestros que compran las planeaciones de otros maestros (quería decirlo hace mucho), leer, apoyar el comercio local… hay tantas cosas que podemos hacer sin esfuerzo para impulsar al país, y sucede como cuando haces ejercicio y quieres ver resultados rápido: lo haces, te esfuerzas y no ves el cambio, pero por dentro tu cuerpo se siente más saludable. En este caso el cambio es paulatino, pero si todos hacemos un esfuerzo, podremos tener un mejor país en el futuro.

Y es que de verdad, me quedé medio harto con tanta publicación y quejas de todos en redes sociales sobre que no había nada que festejar. Quizás es cierto, pero no puedo hablar de eso porque no estoy informado y realmente la información actualmente está muy desvirtuada que no le creo nada a nadie. Prefiero hacer las cosas bien, poner en práctica mis valores hacia mi entorno y recibir de él la recompensa misma. No creo en otra cosa más que en el hecho de que cosechamos lo que sembramos, y sé que si estoy en un país lleno de todo esto, mientras me mantenga al margen de las personas que actúan así, podré vivir feliz y si Dios quiere, y me toca representar a México en algún ámbito de mi vida, lo haría con mucho orgullo y llevando al mundo lo mejor que tiene mi país.


Por otro lado, pasando a temas un poco más “diseñísticos” quisiera destacar que me quedé impresionado por la poca cultura que tienen los gestores de marcas respecto al uso de los símbolos patrios.

Existe la Ley sobre la Bandera, el Escudo y el Himno Nacionales, en la que se especifica las reglas para el uso de estos símbolos patrios, así como las sanciones en caso de modificarlos. Cuando nuestra bandera —por razones de uso— es inservible, es decir, está deteriorada, la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales señala que su destrucción debe ser por medio de la incineración, en un acto solemne y respetuoso; no podemos tirarla, cortarla, destruirla, enviarla al basurero, sino por dicho procedimiento.
La bandera de los Estados Unidos Mexicanos es uno de los símbolos patrios de nuestra nación. Su día se celebra el 24 de febrero. Consiste en un rectángulo dividido en tres franjas verticales de igual proporción, de colores verde, blanco y rojo (izquierda a derecha) ordenados a partir del asta.

¿#enQueMomento los diseñadores gráficos ignoramos estos aspectos? Vi muchos diseños en redes sociales donde se hacía uso indebido de la bandera, poniéndole filtros, cortándola, mutilándola, etcétera, y realmente me dio tristeza que: en primer lugar, la falta de habilidad para conceptualizar algo mexicano los orillara a usar la bandera para los mensajes que iban a emitir. Y para finalizar, que ignoren estos detalles que como mexicanos debemos tener en cuenta.

No voy a hablar más porque no soy experto en el tema, pero para recapitular lo único que voy a concluir es que si queremos ver un cambio atendiendo, debemos empezar nosotros mismos, primero como personas (atendiendo a detalles quizás superfluos para muchos) , y si como mexicanos queremos un país mejor, siendo nosotros el país, debemos cambiar y ayudar a cambiar a los demás.

Firma Juan Andrés

Hay de amigos, a amigos.

Con el paso del tiempo me voy dando cuenta que soy una persona muy complicada. Un tanto porque es mi naturaleza y el resto por convicción inevitable. Me considero tolerante, pero la verdad no lo soy. Quiero mucho a mis amigos, ¡bastante!. Creo que lo saben porque puedo decir firmemente que soy una persona que valora las palabras, y si les digo que les quiero, es porque así lo es. Sin embargo, por cuestiones de mi personalidad suelo aislarme de la gente porque a veces no me siento bien, por tonterías y no; y exijo bastante atención de personas que son importantes y ocupadas. Así son mis amigos, exitosos, mi ejemplo y mi motivación. Al final del día, prefiero un buen café a la larga, que pláticas diarias vacías, sobre todo, cuando no hay mucho nuevo que contar, o nada positivo.

Irónico es que por el contrario, de todo esto que acaban de leer mis amigos que están en este espacio, es que hay excepciones: Esos amigos a los cuales los sueles querer más de la cuenta, y quizás no lo saben, porque literalmente no se los dices con palabras textuales. Amigos con los que platicas demasiado, que compartes conversaciones ricas, también vacías, ocasionalmente llenas de júbilo y siempre de mi parte llenas de muchas emociones que esconden las palabras de una charla aparentemente casual.

Cuando mi corazón no aguanta tanta emoción, escribo. Mesuradamente si quiero gritarlo al mundo, y sin esconder nada cuando lo escribo en mi diario personal/digital/ (archivo .Ai, capa 100% transparente y Bloqueada). De esos amigos que son la excepción, hay alguien en particular a quien le he escrito muchas cosas cuando mis límites de prudencia me dicen que guarde todo solamente para mí. Solo mi mejor amiga y yo sabemos que dicen esos textos y reímos de mis niveles de desmesurado amor. ¿Amor? Al menos así le dicen.

Sin etiquetas como muchas cosas en el mundo, no me gustaría nombrar eso que siento. Prefiero delimitar por el momento esa palabra a lo que siento por mi padre y por mi madre.

He tenido días muy grises cuando se trata de sentimientos de ese tipo, porque las barreras son fuertes y altas; pero estoy completamente convencido que esto que se siente en el corazón es algo que nos puede hacer volar y rebasar cualquier obstáculo, y pensando en ello, vivo el día a día con una luz pequeña de esperanza, quizás, infundada. Pero vivo, que es lo que importa.

Motivación por ser ejemplar, grande, mejor; hacer lo bueno y pensar como buena persona, son aspectos en mi vida que me inspira esa pequeña luz, esa excepción que tengo en el grupo de personas a quienes quiero. Y sí, no voy a negar que estoy cambiando, pero cuando los resultados son positivos y tu luz personal brilla igual, es cuando celebro tener ese farol que me inspira. Que me inspira a cortar flores y enviárselas. Y no pido nada a nadie a cambio, solo que su felicidad y dicha me siga haciendo feliz a mí.

Siento en mi corazón algo parecido a lo siguiente: como cuando los hijos vivimos para agradecerle a los padres, y su felicidad es la nuestra, su tristeza también lo es. Porque les amamos, porque somos parte de ellos. Los padres te motivan a ser mejor, a ser grande, a hacer lo bueno y pensar como buena persona, porque les amamos. Porque les amamos.

Creo que es claro.

Firma Juan Andrés

Proceso creativo del diseño iconográfico.

Hablar de las cosas que amo no es una tarea sencilla. Son cosas a las cuales les tengo un profundo cariño y respeto, por lo tanto les presto la debida atención y las trato con mucha delicadeza, ya que expresan en gran parte mis pensamientos y la forma que tengo de ver la vida. Escribir para mis lectores conlleva una gran responsabilidad, puesto que es preciso fundamentar el origen de mis palabras. Me gustaría reiterar que el material que expongo aquí es un reflejo de mi formación profesional y la práctica constante en mi quehacer como diseñador gráfico, y claro, de mis experiencias de vida.

El diseñador es un amante empedernido del detalle; es por ello que voy a hablarles esta vez sobre la ejecución gráfica de estos recursos de diseño que son parte de la atmósfera en la cuales estamos envueltos las personas día con día y difícilmente podemos darnos cuenta de su existencia: el diseño de íconos.

Es importante que estemos muy contextualizados sobre el tema, para poder entender los pasos del “proceso creativo” que les presento, que como tal, no es un proceso formal, es simplemente el título de esta entrada. Es fundamental saber que estos temas tienen sus principios basados en el pensamiento humano, en la interpretación de TODO lo que les rodea. Ese “Todo” está compuesto por objetos, acciones, elementos del entorno y formas de actuar; y cada una de ellas tiene una razón de ser, nos comunica algo y nosotros le atribuimos una interpretación, con base en nuestras experiencias de vida. Lo complejo del diseño se encuentra en el estudio de todo lo que acabamos de mencionar: La semiótica, siendo esta una rama del conocimiento (del cual no me atrevo a hablar mucho porque mas que respeto, le tengo miedo y no estoy tan familiarizado con la disciplina como quisiera) que estudia la interpretación de los símbolos y signos con los cuales interactúa el ser humano en el seno de la vida diaria.

Para entender el concepto de ícono, como tal, es necesario saber distinguir las diferencias que existen entre un símbolo y un signo, las explicamos brevemente:

El signo es un elemento (tangible o intangible) que puede ser representado por un objeto, acción, entidad, dibujo o gráfico, sonido, etc… que tiene un comportamiento natural y que es percibido con el mismo significado a nivel universal.

Por ejemplo: Un relámpago es signo de que va a llover.

El símbolo es al revés: es una elemento que es creado por una comunidad, cuyo objetivo es representar un significado.

Una cruz roja que simboliza atención médica. Una cruz de color rojo natualmente no tiene nada que ver con la salud, sin embargo fue creada por los humanos en la necesidad de optimizar los procesos de comunicación y actualmente representa eso que se propusieron que significara al crearla como símbolo.

Espero no haberlos confundido mucho con estos temas tan complejos de semiótica, pero son importantes comprender para poder entender con facilidad de que vamos a hablar a continuación: la definición de ícono.

Un ícono (gráfico) es la representación gráfica de un signo o símbolo que permite optimizar la asimilación de un mensaje en un proceso comunicativo, mediante un elemento gráfico simplificado.

Diseñar un ícono atiende a los principios básicos de abstracción, que en el diseño, es algo que debemos tener bajo total control quienes nos dedicamos al diseño de identidad gráfica. También se vale del lenguaje retórico, y como todo diseño, depende también contexto donde se va a desenvolver. A continuación vamos a resumir el proceso, en el cual hay muchos caminos a tomar, ya que diseñar es una actividad que no deberia ser sistematizada, ya que cada problema necesita un solución única, sin embargo, una guía puede ser un punto de partida para que cada quien tenga su propio proceso:

1.- PROCESO Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN:

Este paso es imprescindible siempre que vamos a diseñar, me atrevería a decir que está de más decir que necesitamos saber lo que estamos trabajando, pero increíblemente existe quien diseña sin analizar el problema y las consecuencias de ello es la solución carente de funcionalidad. Vamos a separar por puntos los aspectos que necesitamos para analizar la información:

  • ¿Para qué van a ser los íconos? Es la primera respuesta que debemos tener en mente, ya que los íconos sirven para asociar un hecho/acción (un significado) con un gráfico, representarlo visualmente; sin embargo, los íconos pueden también funcionar como un complemento para reforzar una identidad gráfica, ya sea en sus aplicaciones de marca o simplemente como un elemento decorativo que ayude a proyectar los atributos principales.
  • ¿Cuántos íconos se van a necesitar? Enlistar los íconos que vas a necesitar es una manera de hacer mas eficiente el proceso de diseño, ya que nos establemos una meta, y las ideas que tengamos respecto a su ejecución gráfica podemos efectuarla en función a los íconos que tengamos planeados dibujar.
  • ¿Cuál es la relación que tendrán entre ellos? Aquí es importante saber cómo van a interactuar en un plano gráfico, es decir, cómo podemos asociar el nivel de jerarquía que tienen en un diseño.
  • Marco de referencia: Saber el entorno y el contexto donde los íconos van a trabajar. Es importante saber que, por ejemplo, un ícono de un «foco», en un contexto de “electricidad” puede significar literalmente una bombilla, en cambio en un contexto de “creatividad” un foco puede representar “una idea”. A esto me refiero con conocer el impacto semántico que va a tener tu ícono.
  • Lo de siempre: analizar el público objetivo, y los niveles de intepretación de las personas a las que necesitamos impactar, para que el sentido de nuestros mensajes sean percibidos como queremos.

2.- REPRESENTACIÓN GRÁFICA DEL SIGNIFICADO

Cuando tomamos en cuenta todos los aspectos previamente señalados, se procede a trazar las primeras ideas. Elegir el gráfico que va a representar el «significado» es una de las tareas más dificiles, porque será la forma clave de nuestro ícono. Para ello, podemos valernos de signos o símbolos existentes. Aspectos a considerar:

  • Lenguaje retórico: Es representar el lenguaje con sentido figurado: Metáforas, sinécdoque, hipérbole, metonimia… (consúltense en sus fuentes más cercanas) y otras figuras retóricas nos van a ayudar a representar algunos íconos. Algunos ejemplos por ejemplo de lenguaje retórico en nuestro entorno:
    • El «Disquete» en la opción de guardar en los programas informáticos, es una metonimia.
    • El «foco» que representa una idea, es una metáfora.
    • La abstracción de la torre Eiffel representando París (O Francia inclusive), es un ejemplo de sinécdoque. Asi como también el ícono de un engrane, puede tanto representar a una máquina, como a un «Proceso industrial» y si nos ponemos más retóricos y llegamos a una metáfora, puede significar un «Proceso» en general. Se me ocurre que para el título de la entrada de este blog, podemos diseñar un ícono con la abstracción de un rostro de perfil, un engrane en la parte del cerebro, y arriba una bombilla que represente una idea…. Esperen, terminemos de escribir, luego diseñamos. 😀 
  • Asociaciones entre el ícono y su significado: Es también lenguaje retórico que permite hacer una asociación entre el significado y el ícono. Uno es complemento del otro. De hecho en casi todos los casos, los íconos son carentes de significado si están solos, casi siempre debe haber otros íconos a su alrededor, o debe haber una signatura verbal, ya sea un título, un descriptivo, un texto, etcétera.
  • Lenguaje literal: Cuando expresamos en nuestro ícono una idea que se asocia directamente con lo que significa. Aquí no hay lenguaje figurado.

3.- DISEÑO Y EJECUCIÓN GRÁFICA:

Esta es la parte que mas me gusta, la mas difícil de hacer, pero la mas satisfactoria. Es aquí donde se lleva a cabo la ejecución gráfica del ícono, en la etapa anterior estábamos decidiendo la composición de los elementos conceptuales y visuales que iban a conformarlo, aquí ya los vamos a dibujar, pero antes debemos de considerar todo esto:

  • ¿Vamos a hablar de aspectos técnicos?, si; pero antes quisiera considerar que los íconos pueden ser diseñados de dos maneras: atendiendo a lineamientos de identidad establecidas en una marca, o por el contrario: diseñados para establecer los lineamientos de una identidad. En el primer caso, el ícono es el que debe adecuarse al sistema gráfico de una identidad, y tener congruencia con el mercado que atiende dicha marca (considerar su lenguaje y su voz de marca para realizar la conceptualización de los íconos según su significado), y coherencia entre los rasgos del ícono con los signos de la identidad (tipografía y colores).
  • Soporte de reproducción: No vamos a buscarle más pies al gato: o tu icono se imprime, o se reproduce en pantalla. No es lo mismo diseñar un ícono en vectores, a diseñar un ícono pixel por pixel. Aquí vamos a decidir cómo ejecutar nuestros gráficos, porque no todos los íconos funcionan para todo, pues podemos muchas veces tener el ícono perfecto, pero si no consideramos que quizás va a estar en un soporte muy pequeño, quizás se pierdan los detalles que lo hacen funcional, si no está suficientemente abstracto. Este punto es para decidir los siguientes.
  • Grado de abstracción: Es la capacidad que tenemos de restar elementos innecesarios a nuestro material gráfico para representar nuestras ideas de manera clara y precisa. Una primicia es que entre mas pequeño un ícono, mas abstracto y directo debe ser. Entre mas grande, podemos hacer uso de mas detalles, pero también corremos el riesgo de tener íconos difíciles de digerir visualmente. Recordemos que los íconos no están para ser apreciados, sino que están para complementar el mensaje y generar una comunicación más efectiva. No por ello debe hacerse mal, por el contrario, un ícono perfecto está presente, lo vemos, entendemos el mensaje, y nos olvidamos completamente de su aspecto gráfico, mas no nos olvidamos de los procesos cognitivos de asociación entre el gráfico y el significado. Sean sinceros y díganme si recuerdan como es específicamente el Disquet de “Guardar como…” la verdad nadie recuerda su aspecto gráfico, pero jamás vamos a olvidar que el Disquet es para guardar un archivo. 
  • Cuando estemos dibujando nuestros íconos, es importante establecer los parámetros visuales, que exista coherencia entre ellos. Dichos parámetros tienen que ver con el nivel de profundidad visual de nuestros íconos: la perspectiva del dibujo. Si nuestros íconos van a tener volumen, todos deben tener el mismo volumen y dirección. Si son planos, todos deben serlo también. Existen muchos rasgos que van a permitir tener una serie de íconos con las mismas características visuales que nos van a hacer obtener lo que denominaremos Familia iconográfica.
  • Unificación de rasgos: Aquí tenemos que tener en cuenta la perspectiva, las proporciones, y sus características menores como lo es: el peso visual, equilibrio, ancho del trazado, ancho de los contornos, suavidad de los vértices (que tan redondeado o que tan angulares van a ser los vértices de nuestros íconos).
  • El estilo del trazo: si va a simular mano alzada, si va a simular la punta de un pincel, si va a ser realizado bajo una retícula con figuras geométricas. Todos esos detalles, que deben ser los mismos en todos los íconos, para lograr la conformación de un todo, y que sus partes individuales se asocien con las demás.
  • Relación forma-fondo: Nos va a permitir delimitar nuestro nivel de abstracción en cuestiones técnicas. Muchas veces el ícono resulta difícil de leer dependiendo del fondo.  Como recomendación personal, los íconos -para mí- tienen mayor impacto cuando el fondo es oscuro y el ícono claro (en ambos soportes, tanto el digital como el impreso).
  • Unificación de rasgos secundarios a la forma: Elegir una paleta de colores que permita armonizar a toda la familia iconográfica, los efectos, esos detallitos, que independientemente los tengan o no, deben ser iguales en todos los íconos para atender al principio de la repetición, donde a nivel personal, se encuentra la belleza absoluta #ThingsThatILove.
  • Ajustes ópticos: Cuando unificamos nuestros rasgos, habrá ocasiones muy especiales donde tengamos que alterar nuestros aspectos técnicos para generar un impacto visual favorable. Este es el último paso que se realiza, puesto que sucede cuando el ícono está implementado y el diseñador detecta anomalías o fallas técnicas, y necesita hacer ajustes que permitan obtener un gráfico perfecto.

4.- IMPLEMENTACIÓN:

  • Todos los íconos son carentes de significado si no tienen un complemento verbal. Ya sea oral o escrito, los íconos van a entenderse si los acompaña una acción. Ya sea un título y una serie de íconos, ya nos damos una idea del contexto al leerlo, o lo que es mas obvio, un complemento verbal directo de cada ícono, que por lo general, es lo que mas vemos en sistemas de señalización, manuales de instructivos, o inclusive, en los programas informáticos, al pasar el cursor del ratón sobre un ícono, aparece un pequeño texto de lo que significa para saber la acción que vamos a efectuar.
  • Reproducción: La implementación correcta del ícono y su correcto funcionamiento: Donde vamos a ver la perfección nuestro trabajo plasmado. En todos nuestros medios de comuncación nos vamos a encontrar los íconos. Es la omnipresencia del diseño.

Espero que esta pequeña entrada les sea útil en sus procesos de diseño, los invito a revisar todos los íconos que nos rodean en la vida diaria, y también una invitación especial a diseñar ustedes mismos los íconos que necesiten, ya que en la red hay muchos recursos de diseño donde nos regalan íconos gratuitos, o con algún costo, sin embargo, como opinión personal, el hacer esto por tí mismo, te mantiene en la batalla como un diseñador competente, y le das un plus de singularidad a tu marca. El diseñar un ícono conlleva un proceso creativo complejo, aunque se resuma en un gráfico aparentemente insignificante, tiene una carga semántica increíble y un impacto mayor a lo que imaginamos. Los íconos, se convierten en símbolos con el paso del tiempo (como el ícono de ubicación que es una forma abstracta que actualmente ya es un símbolo universal, y nos parece tan natural que pareciera que ha existido siempre).

A eso debemos aspirar los diseñadores: a que los detalles mas insignificantes, rebasen las fronteras. Y si lo aspiras, seguro lo puedes lograr. Un abrazo a todos mis lectores y visitantes. Espero sus comentarios con gusto.

Les presento material de iconografía que he realizado en mi trayectoria profesional: Iconos BLOG-01Iconos BLOG-02 Iconos BLOG-03 Iconos BLOG-04


Firma Juan Andrés